El padre de la medicina, Hipócrates de Cos

Padre de la medicina

 

Todos los estudiantes de Medicina conocen el famoso "juramento hipocrático", una suerte de declaración de intenciones éticas y profesionales que se realiza al finalizar la carrera. Dicho juramento, que contiene aspectos de la medicina ya muy alejados en el tiempo con respecto a la realidad actual, se conserva como tradición en honor al llamado "padre de la medicina". La figura de Hipócrates, uno de los pensadores y genios que surgen en la antigua Grecia con el auge de la filosofía (desde los presocráticos hasta Platón en el siglo IV a.C.), ha pasado a simbolizar el nacimiento de la verdadera medicina frente a las creencias supersticiosas y la mitología.

Y es que hay que entender el contexto en el que surge el pensamiento hipocrático y sus métodos curativos. En efecto, hasta la época de apogeo de la filosofía griega (la Atenas de Pericles), existe un dominio de lo que se considera el "pensamiento mítico". Cuestiones tales como la curación de enfermos se hallan en manos de sacerdotes, que supuestamente tienen el privilegio de poder recurrir a las divinidades para ejercer su oficio. La magia y la superstición son a menudo las únicas vías de praxis médica. A ello, además, hay que añadir la presencia de puros charlatanes que practicaban métodos médicos nocivos y peligrosos sin ningún efecto curativo (purgas, sangrías, etc.), todo ello alardeando de una espectacularidad que no iba a ninguna parte. Pues bien: es ahí donde surge la persona de Hipócrates, para cambiar radicalmente el panorama.

¿Qué se sabe de la vida de Hipócrates?

La mayor parte de los historiadores ubican el nacimiento de Hipócrates hacia el año 460 a.C. en la isla de Cos. Hijo de un médico llamado Heraclides, al parecer heredó la afición por esta disciplina y la aprendió a través de su padre y su abuelo. Probablemente también estuvo relacionado con otros pensadores de la época como Demócrito o Gorgias. Se suele relacionar a Hipócrates con el Asclepion de Cos. Un "Asclepion" es un templo dedicado al dios Asclepio (o Esculapio), la divinidad de la medicina por excelencia. El de Cos es particularmente célebre, y allí habría recibido Hipócrates su formación como médico. A estos templos acudían los enfermos para recibir su tratamiento, ya se tratara de una dolencia física o mental.

Para entender un poco mejor los métodos médicos que imperaban antes de la doctrina del padre de la medicina, es interesante mencionar brevemente cómo se "curaba" a los pacientes en el Asclepion. El proceso constaba de dos fases: en la primera, el paciente se sometía a la "catarsis" o purificación, una serie de lavados y purgas que tenían el objetivo de limpiar al paciente de su dolencia, dejándolo listo para la visita del Dios; la segunda era la "incubación", y consistía en pasar la noche en el templo con el fin de ser visitado y curado por Asclepio. En caso de que no fuera así, el paciente contaba sus sueños a los sacerdotes, y estos tenían la tarea de interpretarlos para dar con la cura de la enfermedad. Es en este contexto en el que surge Hipócrates y lo que vendría a ser el "Corpus Hippocraticum".

Padre de la medicina

¿Por qué es Hipócrates el padre de la medicina?

La aparición del método hipocrático en la medicina no es, como decíamos más arriba, un hecho aislado del pensamiento. Surge al mismo tiempo que la filosofía de los presocráticos, la sofística, y poco antes de hechos tan relevantes como el gobierno de Pericles, la filosofía socrática, los escritos de Platón, etc. Hipócrates, como padre de la medicina, es quien protagoniza en este campo el llamado "paso del mito al logos" o gobierno de la razón sobre el pensamiento mítico. Los dogmas supersticiosos de la religión arcaica dan paso a un estudio científico de la naturaleza, y con la naturaleza se incluye el cuerpo humano. El estudio exhaustivo y en profundidad de este es el objetivo de Hipócrates, y por ello, al haber sido el primero en entender esta necesidad, se merece el apelativo de "padre de la medicina".

Con Hipócrates, la enfermedad empieza a comprenderse por primera vez como un fenómeno natural e inteligible por medio de la ciencia. Las causas del mal estado del cuerpo o la mente pueden entenderse en base a estudios físicos, del ambiente en que vive el paciente, etc. En ese sentido, destaca por ejemplo su opinión sobre una de las enfermedades más crípticas y mitificadas de la época: la epilepsia (conocida como la "enfermedad sagrada"). Y es que Hipócrates afirma que a su parecer dicha enfermedad no tiene nada de divino, sino que se deriva de un hecho natural y tiene una causa como cualquier otra dolencia. El impacto en su época de una declaración como esta es difícil de comprender para nosotros.

Algunos aspectos de la medicina hipocrática

Hipócrates pervive en el "Corpus Hippocraticum", una compilación de textos médicos que provienen de diferentes manos y épocas, que no obstante la tradición le atribuye a él. Sobre el método del padre de la medicina mucho se podría decir, pero destaca sobre todo la importancia que le otorga al historial del paciente, fundamental para elaborar un pronóstico de la enfermedad y su curación. En este sentido juegan un papel importante los hábitos, las enfermedades del pasado y su situación psicológica. Pasado, presente y futuro se dan la mano para elaborar el pronóstico con exactitud, y con ello se llega, si el estudio del paciente ha sido exitoso, a la curación deseada.

Padre de la medicina

Leave a Comment